// // //

MADRES DE DÍA: la alternativa a la guardería se extiende por España. Entrevistamos a la experta Gemma Sanz

http://www.elblogalternativo.com

Portada

“Aunque todavía son una minoría, cada vez hay más mujeres que toman excedencias, más o menos largas, para cuidar de sus hijos en sus primeros años, o que se organizan con otras madres para apoyarse y turnarse en el cuidado de los niños (…) Pero aún así, siguen siendo muchas las mujeres que necesitan dejar a sus hijos durante más horas, y buscan OPCIONES NUEVAS PARA UN CUIDADO DE CALIDAD para sus bebés y niños pequeños”

“Lo que aporta una Madre de Día frente a una guardería o escuela infantil viene determinado por la diferencia del número de niños a los que se atiende en cada caso. Contradiciendo lo más comúnmente aceptado, los niños MENORES DE 3 AÑOS NO NECESITAN SOCIALIZARSE, ni necesitan otros niños”

“Esto está muy extendido en Alemania, Inglaterra, Suiza y Francia (…) las familias reciben un apoyo económico importante para hacer frente a este gasto. Por el contrario, apenas hay inversión en guarderías públicas; el Estado prefiere invertir en las Madres de Día, lo que yo interpreto como un paso adelante en el reconocimiento público de las necesidades de los niños. De momento, no es este el caso de España”

“¿Cómo va a desarrollarse una sociedad en la que la responsabilidad de crear los cimientos de una nueva vida está considerada en la categoría de los trabajos peor remunerados?”
Gemma Sanz
Madre de Día

Desconocidas hasta hace poco en España, las Madres de Día son una figura muy extendida en Europa como alternativa a las guarderías, los abuelos u otros cuidadores para las familias que necesitan dejar por unas horas a sus bebés.

Tagesmutter en Alemania, childminders en Inglaterra, amans de jour en Suiza, assistance maternal en Francia, … distintos nombres para calificar a mujeres que acogen en sus casas a un grupo pequeño de niños pequeños y les ofrecen un segundo hogar durante el tiempo que sus padres no pueden estar con ellos con una alta calidad de cuidado personalizado.

Gemma Sanz, es Madre de Día en la provincia de Madrid, lleva años estudiando las necesidades emocionales de los niños pequeños y en esta entrevista nos detalla qué ofrece a la sociedad y a las familias esta nueva profesión.

Es una entrevista sincera, extensa e intensa en la que podemos reflexionar sobre qué futuro queremos para la crianza de nuestros hijos…

 

1. ¿Existen en España alternativas frente a escolarizar a los bebés en guarderías -desde los 4 meses de edad- con un ratio muy alto de niños por cuidadora o criarlo en casa hasta el colegio?

Desde hace 2 generaciones, en que el trabajo de las mujeres fuera de casa es una realidad habitual, la responsabilidad de la crianza de los hijos ha pasado de las madres a las guarderías o escuelas infantiles, las empleadas domésticas y los abuelos. Dejando de lado el caso de los abuelos, en el que no caben generalizaciones, en los dos primeros casos los niños no pueden recibir un cuidado y atención de calidad.

Aunque las guarderías y escuelas infantiles han evolucionado y mejorado muchísimo desde sus inicios, el ratio de educadoras por niño sigue haciendo materialmente imposible que los niños reciban la cantidad y calidad de atención que necesitan, y que establezcan un vínculo afectivo con la persona que les cuida.

Ahora mismo los ratios máximos están regulados por cada Comunidad Autónoma, y son: entre 6 y 8 para niños menores de 1 año; entre 10 y 13 para niños entre 1 y 2 años; entre 16 y 20 para niños entre 2 y 3 años.

Cualquiera que tenga experiencia en el trato con niños sabe que dar una atención de calidad, por ejemplo, a 6 bebés durante 8 horas seguidas es materialmente imposible para cualquier persona…

En el caso de las empleadas domésticas, el cuidado del niño es una más de las muchas responsabilidades que tienen que atender, por lo que tampoco tienen la posibilidad de hacerlo con la calidad que los niños necesitan. En relación a ello, siempre me he hecho la siguiente reflexión: ¿cómo va a desarrollarse una sociedad en la que la responsabilidad de crear los cimientos de una nueva vida está considerada en la categoría de los trabajos peor remunerados?

Por suerte, desde hace unos años, en España está creciendo mucho la conciencia sobre la Maternidad, la Crianza, la atención y cuidado de calidad de los hijos, las repercusiones negativas de la escolarización temprana y la importancia de las relaciones de apego en esta etapa del crecimiento.

Maternidad

Aunque todavía son una minoría, cada vez hay más mujeres que toman excedencias, más o menos largas, para cuidar de sus hijos en sus primeros años, o que se organizan con otras madres para apoyarse y turnarse en el cuidado de los niños. De ahí han surgido iniciativas de gran valor, como los Grupos de Crianza y los Jardines Rodantes. Pero aún así, siguen siendo muchas las mujeres que necesitan dejar a sus hijos durante más horas, y buscan opciones nuevas para un cuidado de calidad para sus bebés y niños pequeños.

Desde hace unos años existe en España la figura de Madre de Día, una mujer que ofrece su casa a diario para acoger a un grupo pequeño de niños (generalmente 3 o 4) hasta los 3 años de edad. Generalmente son mujeres que ya han pasado por la experiencia de la maternidad y la crianza de sus hijos, que tienen formación pedagógica, y sobre todo (al menos ese es mi caso), que se sienten inmensamente felices y realizadas con el cuidado de los niños pequeños.

Esta figura es muy común en otros países de Europa, como Alemania, Inglaterra o Francia. Y por suerte, se está extendiendo muy rápidamente en España.

2. ¿Qué aportan las Madres de Día que no aporten las guarderías o las escuelas infantiles?

Sin entrar en particularidades, lo que aporta una Madre de Día frente a una guardería o escuelainfantil viene determinado por la diferencia del número de niños a los que se atiende en cada caso.

Contradiciendo lo más comúnmente aceptado, los niños menores de 3 años no necesitan socializarse, ni necesitan otros niños. Los avances en el conocimiento del desarrollo de las estructuras neurólogicas de los últimos años, han venido a confirmar lo que ha sido el eje de la vida de todas las especies de mamíferos y de todas las sociedades humanas anteriores a nuestra sociedad occidental llamada “civilizada”: la primera necesidad de un niño en sus 3 primeros años de vida es el amor y el cuidado de su madre. Esta es la base de un desarrollo sano a todos los niveles, y desde esta base se construyen unos cimientos sólidos para las futuras relaciones afectivas y sociales.

Este amor de madre se traduce en cosas muy concretas, como mucho contacto físico, mucha presencia, muchas ocasiones de atención no dividida, atención continua hacia sus necesidades, escucha a sus señales, contacto visual, determinados tonos de voz y determinada forma de tocar en los cuidados diarios, cierto tipo de lenguaje, ser tenido en cuenta en sus características particulares, etc, etc. En definitiva, todo lo que de forma natural surge de cualquier mujer que se permite entregarse a su instinto de madre. La relación fusional de la que hablaLaura Gutman, o lo que hoy se llama “crianza con apego”.

Apego

Cuando una madre no puede atender por completo esta necesidad, otra persona puede hacer este “maternaje” (también lenguaje de Laura Gutman). El niño puede crear vínculo, además de con su madre, con otra persona maternante. Esto es lo que ofrece una Madre de Día, el vínculo estrecho y la calidad de atención que necesitan los niños de esta edad.

El nombre claramente indica la intención de ofrecer a los niños los cuidados que les daría una madre.

3. Además de atender a menos niños, ¿qué diferencias existen a nivel pedagógico entre las Madres de Día y las guarderías? ¿Qué referentes en educación siguen estos centros?

Una vez que el niño tiene cubierta su primera necesidad de sentirse amado, cuidado en sus necesidades vitales, y protegido, entonces necesita una serie de condiciones en su entorno que permitan su desarrollo.

En el lenguaje de los Wild, que es el que yo conozco, necesita un ambiente preparado para dar respuesta a sus necesidades de desarrollo. Sin entrar en mucha profundidad, hasta los 6 años, los niños están en la etapa sensoriomotriz afectiva preoperativa, lo que básicamente significa que, por una parte están desarrollando su motricidad en coordinación con sus sentidos; y por otra, es la etapa en la que experimentan “la calidad de la vida” a
través de las experiencias afectivas y sensoriales.

Por tanto, necesitan un entorno que les ofrezca la posibilidad de ricas y variadas experiencias sensoriales y motrices, que se complemente con un acompañamiento adecuado (el desarrollo de las capacidades nunca se da al margen del desarrollo emocional, afectivo y social). De forma general, de esta base partimos las Madres de Día para preparar nuestras casas.

Los modelos pedagógicos que estamos siguiendo las Madres de Día en España son principalmente Waldorf, Loczy, Montessori y Wild. Desde mi punto de vista, aunque parten de filosofías distintas y utilizan distinto lenguaje, en el enfoque de las necesidades de los niños hasta los 3 años no difieren en aspectos fundamentales. Y además, no se llevan a la práctica de forma excluyente…

Por lo que sé de la pedagogía Waldorf (que no conozco en profundidad), parte de la visión antroposófica del ser humano. Para edades tempranas, pone mucho énfasis en la calidad de las experiencias afectivas y sensoriales, y en los ritmos. Ofrece espacios muy armónicos, donde se cuidan mucho la calidad de los materiales y los colores. Los “juguetes” son muy sencillos, en gran parte hechos a mano con materiales naturales. Y se ofrece un ritmo muy definido y acorde a las necesidades de niños pequeños.

La pedagogía Loczy se enfoca, por un lado, en la calidad de los cuidados diarios (vestir, dar de comer, lavar…), y por otro, en el respeto a la libertad del movimiento y el desarrollo de la autonomía. Prepara los ambientes para dar muchas posibilidades de experimentación de la motricidad, y para permitir que los niños puedan realizar por sí mismos las actividades cotidianas, en relación a su grado de madurez.

La pedagogía Montessori se basa en las etapas sensibles de desarrollo, y el aprendizaje por experimentación propia. Prepara los ambientes con materiales acordes a cada etapa de desarrollo para permitir esta experimentación..

La filosofía de los Wild (que es de la que más puedo hablar) se basa, en líneas muy generales, en que el motor del desarrollo está en el interior, y se lleva a cabo en interacción con el exterior, en la medida en que éste lo permite. Recoge muchos de los aspectos citados de las pedagogías anteriores (especialmente de las 2 últimas), y además añade otros puntos básicos, como la necesidad de que el ambiente sea relajado(*) para que el niño pueda entrar en contacto con sus verdaderas necesidades de desarrollo; la importancia del adulto y la necesidad de límites firmes y claros para garantizar el ambiente relajado; y la importancia del llanto como mecanismo de descarga de tensiones.

Desde mi punto de vista, el gran problema que hay en las guarderías, con independencia de su línea pedagógica, es que el gran número de niños y el grado insuficiente de presencia del adulto,hacen imposible que el ambiente sea relajado.

Los niños tienen que desarrollar estrategias de defensa para sentirse seguros, como agresividad, sumisión, llamar la atención, etc,etc, que les impiden entrar en contacto con sus verdaderas necesidades de desarrollo. Por desgracia, estas estrategias de defensa muchas veces son malinterpretadas por los adultos como un desarrollo auténtico (“mi hijo se ha espabilado mucho desde que va a la guardería”)…

(*) Ambiente relajado, en el lenguaje de los Wild, significa un ambiente libre de peligros que el niño no pueda valorar, amenazas, manipulaciones, castigos, exceso de estímulos, situaciones que el niño no pueda manejar por sí mismo, agresiones físicas o verbales… cualquier cosa que obligue al niño a estar pendiente del exterior, y por tanto, a desconectarse de sí mismo.

4. Entonces, ¿consideras que la mejor opción para cualquier niño menor de 3 años es ser criado por sus propios padres y en su propia casa?

Todo lo anterior es una reflexión para contrastar lo que los niños pequeños necesitan de forma general, y lo que reciben habitualmente. Pero no me corresponde a mí decir, ni creo que nadie pueda hacerlo, lo que es mejor para cada niño, madre o familia en particular. La forma de llevar a cabo la crianza de los hijos es una decisión personal muy importante que sólo pueden tomar los padres, y que supone encontrar un equilibrio entre muchas realidades que forman parte de sus vidas.

He conocido algunos casos de mujeres que económicamente no podían prescindir de sus trabajos, pero que defendían por encima de todo la crianza con apego; así que llevaban a sus hijos pequeños a sus trabajos. En esas circunstancias, los niños no recibían atención de calidad por parte de sus madres, ni tenían un entorno adecuado a sus necesidades. Recuerdo muy especialmente el caso de un niño en plena etapa de desarrollo psicomotor que, para tener una seguridad en el entorno laboral de su madre, tenía que estar atado durante más de 8 horas. Su malestar era muchísimo mayor que el de cualquier niño de guardería. Y, por supuesto, el estrés para la madre era considerable.

Por otra parte, la crianza puede ser una experiencia muy gratificante para una madre, pero también es un momento en el que afloran muchas carencias emocionales de su pasado. Sin apoyo de un entorno social, puede ser para ella un momento de soledad y angustia, que el niño también siente. Muchas mujeres esperan el fin de la baja maternal con el mismo anhelo que esperaron el nacimiento de su hijo! Cuando esta es la situación, es muy difícil entrar en contacto con las necesidades del bebé, y mucho menos satisfacerlas…

Todas estas son realidades de las vidas de muchas personas, que intervienen en la decisión de “la mejor opción”. En mi opinión, la responsabilidad de los padres está en hacer una valoración consciente y realista de su situación, donde es importante tener en cuenta las necesidades de desarrollo de los niños, pero también las circunstancias personales, familiares, sociales y económicas. Contar con apoyos sociales, como los Grupos de Crianza o las Madres de Día, puede ser parte importante de esta decisión, para encontrar un equilibrio de necesidades.

5. ¿Cómo funcionan las Madres de Día? ¿Dónde, cuántos niños, de qué edad, cuántas horas?

Lo más frecuente es que las Madres de Día realicen esta actividad en su propia casa, atendiendo a 3 o 4 niños. Preparan sus casas para dar respuesta a las necesidades de niños pequeños: juegos, actividades, psicomotricidad, desayuno, comida y siesta, y siempre en consonancia con la línea pedagógica en la que se base cada una. A veces cuentan con jardín propio, y otras veces llevan a los niños, durante un rato de la mañana, a algún parque o jardín cercano.

Hay ocasiones en que se juntan 2 o 3 Madres de Día en un espacio más grande, y atienden a un número mayor de niños (siempre manteniendo una ratio de 4 o 5 niños por adulto). En principio se atienden niños de pocos meses hasta 3 años. Pero en la práctica, las edades las determinan las necesidades de cada familia y las preferencias de cada Madre de Día.

Como generalidad, se ofrece un horario de atención a los niños de 8 horas (más o menos entre las 8:30 y las 16:30), que pueda ser compatible con la jornada laboral de la madre. Y en la práctica, el número de horas se acuerda en cada caso, en función de las necesidades de cada familia y cada Madre de Día.

En esto hay de todo. Hay familias que sólo piden unas horitas durante la mañana y el niño no se queda a comer, otras que llevan a los niños a media mañana y se quedan a comer, etc, etc. No se suele alargar más allá de las 16:30 de la tarde porque damos mucha importancia a que el niño pase también tiempo en su propia casa.

6. ¿Qué formación tienen las Madres de Día?

La actividad de Madre de Día aún no está regulada legalmente (aunque está en proceso), por lo que de momento no existe una titulación específica para desarrollarla. En mi opinión, esto tiene algo muy positivo, pues lo que está ocurriendo en la práctica es que, las mujeres que nos hemos decidido a llevarla a cabo, lo hemos hecho partiendo de una fuerte motivación personal.

Por lo que conozco, creo que no me equivoco si digo que somos mujeres que amamos profundamente lo que hacemos, y que nos sentimos muy felices y realizadas dando atención y cuidado a niños pequeños. Y creo que esto es lo mejor que puede recibir un niño en esta edad.

Pero además, somos mujeres que nos hemos replanteado y cuestionado mucho cuáles son las verdaderas necesidades de los niños en sus primeros años de vida. Y eso nos ha llevado a conocer y profundizar en distintas experiencias y líneas pedagógicas.

En España hay mucha presencia de Madres de Día con formación en pedagogía Waldorf, pero también hay muchas que seguimos otras líneas, como Montessori, Loczy, o, como en mi caso, la línea de los Wild.

Educar Para Ser

En cualquier caso, mi opinión es que la formación es sólo una puerta que da la posibilidad de entrar en un proceso personal de “sentir a los niños”, pero este sentir sólo se desarrolla en un continuo contacto con ellos.

7. ¿En las Madres de día existe periodo de adaptación? ¿Son bienvenidos los padres? ¿Cómo se maneja el llanto de los bebés ante la separación de sus padres?

Por supuesto que existe un periodo de adaptación en que la madre o el padre están presentes. Aunque yo prefiero llamarle periodo de incorporación (la adaptación a veces puede entenderse como la renuncia a las necesidades básicas, y de ningún modo es lo que se pretende).

Este periodo es sumamente importante porque generalmente supone la primera separación de la madre y el niño, y puede ser un proceso doloroso y difícil para los dos (no sólo para el niño, a veces también para la madre). Por tanto, necesita tiempo, respeto y un acompañamiento adecuado.

Para mí, el primer paso es que los padres se sientan seguros de la decisión de dejar a su hijo conmigo. Para eso es importante que, después de haberme conocido, y haber conocido mi casa y mi filosofía, uno de los dos pase varias mañanas con nosotros. Cuando los padres se sienten seguros y confiados, el niño lo percibe. Entonces, desde la seguridad que le transmiten sus padres y la seguridad de sentirse acompañado por ellos, el niño va construyendo un vínculo estrecho con la Madre de Día, y también va desarrollando confianza en el nuevo espacio. Esto aún puede necesitar un tiempo, dependiendo de la madurez del niño y de sus experiencias tempranas.

Por supuesto también es necesaria una actitud de mucho respeto por parte de la Madre de Día, acercándose al niño en la medida que éste lo va permitiendo. En este sentido, es muy importante la forma de establecer el contacto con él, la forma de hablarle, la forma de tocarle….; detalles muy sutiles que el niño recibe como manifestaciones de amor y que son las bases sobre las que va a crear el vínculo afectivo con ella.

Cuando finalmente se produce la separación de la madre y el niño, siempre resulta dolorosa para el niño, y éste necesita desahogar el dolor a través del llanto. El llanto de desahogo es parte fundamental del proceso de incorporación, y así lo solemos entender.

La forma de manejar el llanto es bastante personal. El llanto de un niño a veces nos pone en contacto con nuestros propios dolores, así que, la forma de actuar es única en cada momento y en cada persona. Sin embargo, en general, las Madres de Día tratamos de acompañar este llanto con respeto. En mi caso, un acompañamiento respetuoso al llanto significa dar mi presencia y atención completas, contacto físico en la medida que el niño lo permita (cogiéndole en brazos si es un bebé); en ningún caso distraerle, desviar su atención hacia otras cosas o tratar de convencerle de que no tiene motivos para llorar; y acompañar con algunas (pocas) palabras neutras que reflejen su malestar, sin juicios ni explicaciones.

En contra de lo que se suele creer, después de una crisis de llanto acompañada con este respeto, el niño crea un vínculo y una confianza muy especiales con la persona que le ha acompañado.

8. ¿Es lo mismo Madres de día que “nidos familiares”, “casas amigas” y “otras denominaciones”?

La actividad de Madre de Día no es una moda ni un producto comercial, sino que ha ido surgiendo como respuesta a necesidades reales, y de forma más o menos paralela en distintos lugares. Por eso ha surgido con nombres diferentes. En el País Vasco surgieron los Nidos Familiares, en Navarra las Casas Amigas y en Cataluña las Mainaderas.

En otros lugares de España se ha tomado el modelo de Europa, donde esta actividad lleva bastantes años consolidada, y con el modelo ha tomado también el nombre: Madre de Día (tagesmutter en Alemania, childminders en Inglaterra, mamans de jour en Suiza).

9. ¿Cómo se organizan las Madres de Día en España? ¿Existe alguna regulación o asociación?

Por lo que conozco, las iniciativas que han ido surgiendo se han ido organizando o asociando por proximidad geográfica o por afinidad pedagógica. De momento no hay regulación ni asociación a nivel estatal.

Las Casas Amigas de Navarra son las únicas que están reguladas y apoyadas por el gobierno local desde hace varios años. En Madrid, desde el año 2006, está la Asociación Madre de Día, pero que sólo incluye Madres de Día que siguen la pedagogía Waldorf.

ASOCIACION MADRE DE DIA

Están trabajando por el reconocimiento y la regularización a nivel de la Comunidad de Madrid, pero de momento no se ha conseguido. Y ahora mismo, junto con otras Madres de Día, estoy trabajando para crear una asociación de Madres de Día en Madrid que sigamos otras líneas pedagógicas.

En Cataluña conozco iniciativas que ya están en contacto con la Generalitat para su regularización a nivel autonómico. Y hay otras Comunidades donde también se está trabajando por la regularización, como Andalucía y Aragón.

10. ¿Qué países europeos tienen tradición de este modelo educativo? ¿Es costeado por el estado?

No es fácil saber con seguridad cómo y dónde empezó la actividad de Madre de Día. Lo que sí es cierto es que está muy extendida en Alemania, Inglaterra, Suiza y Francia. En estos países es una actividad regulada por el Estado. Para ejercerla se necesita formación específica, y las casas donde se realiza son inspeccionadas con cierta regularidad.

Lamejorguarderiacoverweb1Además, las familias reciben un apoyo económico importante para hacer frente a este gasto. Por el contrario, apenas hay inversión en guarderías públicas; el Estado prefiere invertir en las Madres de Día, lo que yo interpreto como un paso adelante en el reconocimiento público de las necesidades de los niños. De momento, no es este el caso de España. Sólo las Casas Amigas de Navarra tienen apoyo del gobierno local, que se hace cargo del 50% del coste que supone a las familias.

11. ¿Existen Padres de día?

He oído hablar de alguna familia donde la madre y el padre están desarrollando esta actividad, pero no es frecuente. Y en mi opinión, no es extraño. Creo que es importante que, sin fomentar prejuicios de ningún tipo, reconozcamos y respetemos las diferencias que la Naturaleza nos ha dado a hombres y mujeres. No suele ser interés ni deseo de un hombre entrar en el mundo sutil que supone el contacto con niños pequeños.

No quiero decir que no puedan o no deban hacerlo, sino que es algo vinculado con la energía femenina. En mi caso, sólo pude abrirme a esa realidad una vez que fui madre; y por lo que llevo viendo durante muchos años, esto es lo más habitual en nuestra sociedad.

12. Cada vez más expertos, como la psiquiatra Eulalia Torras, critican la escolarización temprana de niños pequeños y alertan sobre sus posibles consecuencias. ¿Son las Madres de Día una buena alternativa en estos casos o son solo un parche?

 

Admiro profundamente el trabajo de Eulaliá Torras, y estoy completamente de acuerdo con su postura. Me parece maravillosa su labor de concienciación hacia las familias y la sociedad sobre la necesidad de los niños de pasar más tiempo con sus padres y en sus hogares, y de advertir sobre las carencias emocionales que sufren cuando pasan tantas horas en las guarderías.

Me impactó una reflexión que leí hace muchos años: decía que la primera revolución de la mujer había sido salir del hogar para incorporarse al trabajo y ser económicamente independiente; y que su segunda revolución sería… regresar a su hogar! Tal y como yo lo interpreto, esto significa que, como sociedad, volvamos a valorar la importancia del cuidado y atención a la familia y al hogar que el progreso material ha desvalorizado. Un profundo cambio de valores que creo ya está empezando a manifestarse con las reducciones de jornada laboral y la búsqueda de opciones que proporcionen mayor calidad en la atención y cuidado de los niños.

Desde este punto de vista, considero que las Madres de Día no sólo NO somos un parche, sino que formamos parte de este cambio de valores. Somos el resultado de la búsqueda de opciones de mayor calidad para el cuidado de los niños. Creo que quedan muchos años en que la realidad de las familias sea necesitar apoyo externo para el cuidado de sus hijos, y las Madres de Día estamos haciéndolo desde una nueva conciencia.

Aunque ahora mismo estamos ofreciendo 8 horas diarias de cuidado de los niños, somos conscientes que con ello estamos cubriendo la necesidad de los padres, y que 4 o 5 horas serían más acordes con las necesidades de los niños. Pero los cambios se dan paso a paso, y creo que, a nivel social, estamos empezando a darlos.

13. ¿Qué precios suelen tener las Madres de Día?

Los precios están alrededor de los 350€ / 500€ al mes. Varían en función de los horarios de asistencia y de las zonas. En mi opinión, este precio es un punto medio entre la realidad económica media de las familias, y el valor de la atención y el cuidado que se ofrece a los niños.

14. ¿Qué consejos darías a las familias que se planteen esta opción? ¿Qué aspectos deben valorar?

Me encanta esta pregunta, porque indirectamente hace referencia a una realidad muy importante cuando tratamos con niños. Las relaciones con los niños parten de niveles muy profundos de nuestro ser.

Una cosa es hablar del respeto hacia los niños, y otra muy diferente respetarles. Con los niños no sirven teorías pedagógicas ni “técnicas de respeto”; con los niños sólo sirven actitudes sinceras y sentimientos auténticos. Si no hemos recorrido antes un camino interior de encuentro con nosotros mismos, es muy difícil entender y respetar la realidad de un niño, por muchas teorías que hayamos leído (es algo que veo continuamente en muchas iniciativas que están empezando).

Por otra parte, el trato con niños suele despertar en nosotros los sentimientos del niño que fuimos. Sin este camino interior previo, es difícil no caer en respuestas automáticas que generalmente no tienen nada que ver con el modelo de respeto que pretendemos seguir.

Si fuera yo la que estuviera buscando una Madre de Día para mi hijo, lo primero seríaescucharme a mí misma en cómo me siento con ella y con su forma de relacionarse con los niños; las primeras conversaciones y el espacio que ha creado para acoger a los niños ya dan mucha información sutil sobre ella. Preferiría hablar de sus planteamientos desde sus propias experiencias que desde teorías pedagógicas.

El periodo de incorporación es la mejor oportunidad para ver cómo nos sentimos todos: yo como madre, mi hijo, y ella en la relación con los niños. Aunque es fácil que haya momentos de dificultad para todos, la forma en que maneje las dificultades es la mejor muestra que podremos tener de ella.

Para mí sería más importante la persona y su capacidad de “sentir a los niños” que su línea pedagógica, siempre y cuando esta última no contradijera mis valores fundamentales.

15. ¿Quién es Gemma Sanz y cómo ha llegado hasta aquí?

He llegado hasta aquí dando muchas vueltas y revueltas… No es broma!

Como la mayor parte de las mujeres de mi generación, yo pretendía ser “una triunfadora de la vida”, lo que significaba apostar por el éxito profesional ahogando cualquier atisbo de sentimiento personal. Eso me llevó a estudiar Ingeniería Industrial, a trabajar en Inglaterra, y a muchas otras exigencias y renuncias personales. Por suerte, tuve mala suerte. En vez de éxito y dinero encontré aburrimiento y decepción. Y sobre todo, una dolorosa y creciente falta de alegría por la vida…

En 1998 nació mi único hijo. Viví la maternidad como la crisis vital y el encuentro con mi sombraque tan bien describe Laura Gutman en sus libros. Pero por suerte, me encontré con otras mujeres-madres como yo, con las que compartí momentos maravillosos, y que me sirvieron de apoyo para abrirme al mundo de sentimientos y de realidades vitales que mi hijo me traía, y del que yo había estado huyendo toda mi vida. De esta apertura surgieron muchos planteamientos sobre el trato con los niños, lecturas, cursos, y lo más transformador de todo, el encuentro con Mauricio y Rebeca Wild.

La profundidad y amplitud de su filosofía han sido, desde ese momento, un punto de referencia fundamental en mi visión sobre la infancia, el desarrollo, el aprendizaje, las relaciones, y en definitiva, la Vida. En 2000, varias familias empezamos a poner los cimientos del proyecto educativo que hoy es Alavida, en el que participé de diversas formas durante 9 años.

Han sido años de continuos replanteamientos y nuevos aprendizajes, en el que fueron también muy enriquecedoras otras experiencias como El llanto desde la perspectiva Primal, El respeto por el movimiento de bebés y niños, y el desarrollo de su autonomía de la experiencia Lozcy, La escucha activa y la resolución pacífica de conflictos de la corriente Humanista, y la visión de La Maternidad de Laura Gutman. En los últimos años también he llevado a cabo un programa de Apoyo a la Lactancia, y Talleres-Encuentro para Apoyo a la Maternidad. Pero la experiencia más enriquecedora de todas, ha sido y sigue siendo la relación día a día con mi hijo.

En todos estos años, mis intereses y valores, y sobre todo, mi sentimiento vital han cambiado radicalmente. Ahora, a mis 46 años, siento profundamente una alegría de vivir que no sentía con 20 ni con 30 años. Uno de los frutos de todos estos cambios es mi iniciativa de abrir mi casa durante unas horas al día para ofrecer un espacio de amor y respeto para los niños, y seguir creciendo a la vez que ellos: La Casa Rosa.

16. ¿Cómo es La Casa Rosa?¿y por qué ese nombre?

La Casa Rosa2

La Casa Rosa es, por supuesto, mi casa, el hogar en el que vivo con mi hijo desde hace 5 años. Ya antes de plantearme ser Madre de Día, siempre he tratado que mi hogar fuera una invitación a tomar contacto con uno mismo, tanto para los que vivimos en ella como para los que vienen de vez en cuando. Ahora, además, está preparada para acoger y atender las necesidades de bebés y niños pequeños.

La Casa Rosa es un espacio estático y dinámico a la vez. Estático porque está bien definido el propósito de cada zona, lo que nos permite a todos elegir el lugar más adecuado para los intereses y apetencias de cada momento (estar solos, estar en compañía, realizar actividades tranquilas, realizar actividades movidas, saltar, realizar actividades que manchan, descansar, jugar con ruido, estar en silencio, etc).

Dinámico porque cada lugar va evolucionando con los intereses de los que la habitamos. En concreto, la zona destinada a los niños tiene una gran cantidad de juegos y materiales para todas las edades; pero en cada momento, el espacio se prepara para atender las necesidades de desarrollo y los intereses específicos de los niños presentes.
Esta combinación de lo estático con lo dinámico ofrece a los niños, por un lado, la seguridad de la previsibilidad, y por otro, el reto de la novedad. En este equilibrio entre lo conocido y lo desconocido es donde tiene lugar el desarrollo.

El nombre viene de que, para mí el color rosa evoca lo íntimo, lo delicado, lo cuidado, lo cercano, lo mimado… Y eso es lo que quiero ofrecer a los niños.

Una vez una amiga me dijo que la energía del amor es rosa; no lo sé, pero así es como lo siento…

17. ¿Qué ofrece La Casa Rosa a los niños?

Como ya he ido mencionando, La Casa Rosa es el resultado de muchos años de profundización en la filosofía de Amor y Respeto de Mauricio y Rebeca Wild.

En La Casa Rosa sólo atiendo a 3 niños, para garantizarles una atención permanente (en muchos casos exclusiva), y un vínculo afectivo estrecho. Mi objetivo principal es ofrecer a los niños un espacio que dé respuesta a sus necesidades de desarrollo. Muy brevemente, las zonas preparadas para los niños son:

Un espacio interior para el juego simbólico con muñecas, cocinitas, cochecitos, trenes de madera, pequeñas ciudades de madera, etc; materiales para hacer construcciones de diversos grados de dificultad, de maderas grandes, maderas medianas, legos gigantes, etc; cestitas con diversos materiales naturales como piñas, piedrecitas, conchitas, palitos, etc; materiales para experimentación de texturas, formas, tamaños, pesos, alturas, etc; materiales de psicomotricidad fina, para encajar, ensartar, etc; diversos instrumentos musicales muy sencillos, como cascabeles, cuencos tibetanos, diversos tipos de instrumentos de viento de pocos agujeros, etc; bloques grandes de gomaespuma forrados de tela que permiten hacer escondites, casitas, cuevas, y multitud de construcciones para desarrollo de la psicomotricidad gruesa, etc, etc

Madres DiaB

Una terraza con un arenero y una mesa de agua, que permiten multitud de experiencias sensoriales. Un jardín silvestre muy grande que invita al contacto con la naturaleza…

Además de los materiales, otro objetivo fundamental es que La Casa Rosa sea un ambiente relajado, donde cada niño pueda estar en contacto con sus auténticas necesidades de desarrollo. Para ello, el espacio está dispuesto de forma que no hay peligros que los niños no pueden valorar. Y sí hay una serie de límites muy claros, como utilizar ciertos materiales sólo en la zona destinada para ello, no molestar a otros niños ni interrumpir su actividad, no dañar los materiales, no levantarse de la mesa durante el desayuno o la comida, etc, etc. Para los niños más pequeños, están muy definidos los espacios donde pueden estar y donde no pueden estar, para garantizar su seguridad y su autonomía en función de su madurez.

Respeto la iniciativa propia de cada niño en el convencimiento de que cada uno sabe lo que necesita para su desarrollo. Por tanto, no hay programas, valoraciones directas o indirectas, expectativas explícitas o sutiles, ni estimulaciones añadidas a las que ya representa el propio espacio.

El espacio está dispuesto para favorecer la autonomía de cada niño, según su grado de madurez. Las mesas, sillas y camitas están a su altura; los materiales están dispuestos en estanterías a las que pueden acceder por sí mismos; los alimentos se ofrecen en la textura y tamaño que les permiten comer solos, etc, etc.

Respeto las emociones de cada niño en cada momento, y la expresión de ellas. En particular, respeto el llanto como mecanismo de desahogo y eliminación de tensiones, acompañándolo tal y como ya he descrito anteriormente.

Y por último, hay una comunicación continua con los padres, que nos permite a todos acompañar el desarrollo de cada niño de la forma más adecuada.

18. ¿Cómo transcurre una mañana en La Casa Rosa?

La Casa Rosa

En el funcionamiento de La Casa Rosa hay un horario muy definido, y a la vez, bastante flexibilidad para que cada familia elija la franja de actividades acordes con sus necesidades.

Empezamos a las 8:30, y hasta las 9:30 estamos en casa con actividades de interior: psicomotricidad, juego simbólico, o cualquiera de las actividades que el ambiente ofrece. Los padres pueden llegar a lo largo de esa hora, ya que la puntualidad a veces es difícil con los niños pequeños. A las 9:30 ofrezco el desayuno, que dura hasta las 10:00. Pido a los padres que no lleguen durante el desayuno, para no interrumpirlo.

Desde las 10:00 hasta las 11:30 seguimos en casa, con actividades de interior y en la terraza (si el frío no es excesivo). Algunos niños llegan después del desayuno, entre 10:00 y 11:00. A las 11:30 bajamos al jardín, donde disfrutamos del contacto con la naturaleza y los columpios hasta las 13:00.

A las 13:00 subimos a casa, y algunos padres ya vienen a recoger a sus hijos. Para los que se quedan, ofrezco la comida. A las 14:00 se acuestan a dormir la siesta, hasta las 16:00. A las 16:00 empiezan a despertarse y a preparase para volver a casa. Los padres van llegando entre 16:00 y 16:30. A las 16:30 nos despedimos hasta el día siguiente.

19. ¿Qué libros de crianza o educación recomendarías a los padres?

Antes de nada les recomendaría que leyeran sólo para abrir la mente y los ojos a las realidadesque les muestran sus hijos, y no para aprender “la forma de hacer bien las cosas”. Desde una actitud de apertura, la experiencia diaria con sus hijos y el compartir con otras personas con inquietudes semejantes es lo que de verdad puede enriquecerles en su relación con sus hijos.

Personas que he tenido la suerte de conocer, autores y libros que a mí me han supuesto una verdadera revolución interna, son: Mauricio y Rebeca Wild especialmente en Educar para Ser, Libertad y Límites, y Aprendiendo a vivir con niños. Laura Gutman, La Maternidad y el encuentro con la propia sombra.

Wild2

Aletha Solter, Mi bebé lo entiende todoCasilda Rodrigáñez, La represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente y El asalto al Hades. Michel Odent, El bebé es un mamífero. Carlos González, Bésame muchoOshoEl libro del niño. Alice Miller, El drama del niño dotado.

Collage De Picnik1

20. Si Gemma Sanz fuese Ministra de Educación con plenos poderes ¿qué medidas tomaría sobre la educación y conciliación en España?

La verdad que no confío mucho en las soluciones que vienen “desde fuera”. Y me faltan muchos conocimientos para poder responder a esta pregunta…

Pero creo que la realidad política siempre va por detrás de la realidad social. Y que los verdaderos cambios siempre parten del interior de las personas, y se manifiestan en iniciativas individuales o de pequeños grupos. Sólo cuando esas iniciativas adquieran una cierta presencia social tendrán su reconocimiento público y político.

Considero que ahora mismo estamos todavía en el momento de que, los padres y madres que queramos mejor atención para nuestros hijos, busquemos soluciones en nuestro entorno cercano y nos apoyemos mutuamente para hacerlas realidad. Soy de la opinión de que cada uno debe asumir la responsabilidad de lo que quiere para sí mismo y para sus hijos, construyendo su propia realidad sin esperar a que sean otras personas o instituciones las que lo hagan. En este sentido, creo que somos pioneros de un cambio, y lo que necesitamos es una gran fortaleza interior para mantenernos en este camino, y mucha creatividad para encontrar soluciones que nos sirvan.

Es cierto que en otros países de Europa, las mujeres reciben ayudas económicas durante varios años para dejar de trabajar o el estado les paga una Madre de Día. La situación económica actual de España no creo que permita estas soluciones ni a corto ni a medio plazo. Así que, de momento, la responsabilidad está en manos de padres y madres.

21. ¿Qué desea Gemma Sanz para los bebés del futuro?

Si me dejas soñar por un rato con un mundo ideal, en primer lugar desearía que cada nuevo ser llegara al mundo en un hogar donde los padres se amaran, se conocieran bien mutuamente y se respetaran. Que ambos tuvieran un alto grado de desarrollo personal, y vidas satisfactorias, en un sano equilibrio entre su convivencia como pareja y sus vidas independientes. Como dice Laura Gutman, que el padre fuera capaz de dar apoyo emocional y material a la madre, para que ésta pudiera entregarse de lleno a la crianza. Y que la madre tuviera la capacidad de amar incondicionalmente a su hijo, y de desarrollar la intuición para reconocer y atender sus necesidades.

Y sobre todo, que no existieran presiones económicas ni sociales tan fuertes como para que los padres tuvieran que sacrificar sus valores e intereses personales para cubrir sus necesidades. Partiendo de una situación así, cualquier decisión de los padres estaría perfectamente en sintonía con un desarrollo sano de su hijo.

Conozco alguna familia con características que se acercan un poco a este ideal. Pero creo que tienen que
pasar muchas generaciones para que esto sea una realidad generalizada…

Gemma Sanz
La Casa Rosa

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto