Síndrome de Sensibilización Central

Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple: ¿Cómo será el Nuevo Año para los enfermos ?

 http://temas.27767.n6.nabble.com/Fibromialgia-Sindrome-de-Fatiga-Cronica-y-Sensibilidad-Quimica-Multiple-Como-sera-el-Nuevo-A-o-para--td193.html

Jun 01, 2012; 8:53am

Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple: ¿Cómo será el Nuevo Año para los enfermos ?

Para los pacientes de estas enfermedades el Nuevo Año Sobresaliente (por lo del 10), será aproximadamente igual que los anteriores, por una razón muy fácil: porque nadie con el poder de cambiar las cosas está dispuesto a cambiarlas. A nadie parece importarle que cientos de miles de personas, sobre todo mujeres, sufran diariamente de dolores generalizados, de agotamiento previo a cualquier esfuerzo físico, de síndromes provocados por el contacto con la cantidad de venenos que nos rodean y de un largo etcétera de síntomas que conducen, además, a depresiones sin salida. Es una de las muchas brechas que demuestran que la llamada sociedad del bienestar está demasiado lejos, y ello por la incapacidad gobernante de encarar con la máxima urgencia y resolución los gravísimos déficits que existen. 

Es inaudito que a estas alturas, y habiendo dado el magnífico salto a la sanidad pública universal ya hace muchos años, gracias a la inestimable iniciativa de Ernest Lluch, todavía no estén cubiertos por la sanidad pública los problemas de la boca, por ejemplo, con las consecuencias tan negativas que arrastra al resto del organismo. Te deja la boca abierta comprobar que la sanidad en gran parte está al servicio de las empresas farmacéuticas, como así se ha evidenciado una vez más con el feo asunto del lanzamiento publicitario de la gripe A y de su correspondiente vacuna. 

Si además las listas de espera para operaciones tenían que haber hecho dimitir mil veces a Esperanza Aguirre y a unos cuantos más, si la privatización creciente que nadie parece dispuesto a detener va a mercantilizar toda la atención sanitaria, degradándola a extremos que nos tendrían que asustar mucho. Si esto es así, si hay montones de cuestiones tan evidentes que siguen sin resolverse, ¿cómo vamos a esperar a que se atienda la situación médica, investigadora, social, laboral, etc. de más de dos millones de personas en nuestro país que tienen una enfermedad, o dos, o tres, que para muchos no son más que mentira y fruto de la loca cabeza de esas mujeres locas. 

Son enfermedades incapacitantes; enfermedades que rompen la vida de las personas que las sufren; enfermedades que desquician sus relaciones con los demás, hasta con los más cercanos; enfermedades que suponen un punto de ruptura con el curso de la existencia, abriendo un tramo inédito, sufriente, falto de perspectivas, de ilusiones truncadas. Enfermedades que, en casos extremos, pero que es preciso tener muy en cuenta porque son el reflejo de lo que sucede cotidianamente a tantos otros cientos de miles, abocan a la ruptura conyugal, desde luego que a la amargura, a la desesperación, al llanto de cada noche, incluso al suicidio. 

Enfermedades sobre las que pesa un gran desconocimiento en parte de la clase médica, alimentado por tópicos y prejuicios. Ante las que se erige como un monstruo todopoderoso la injusticia de no valorarse, como se requiere, en asuntos de incapacidad, de adaptación a puestos laborales llevaderos, de minusvalías, de asistencia, etc. Enfermedades que afectan tanto a los enfermos como a sus círculos cercanos de familiares y amigos. 

Hay alguien ahora en huelga de hambre para que se le reconozca su incapacidad, se llama Juan Vilas. Hace unas cuantas semanas había otra mujer que declaraba su pelea personal de la misma forma y por casi el mismo motivo. Ni siquiera se lucha por que se investigue y poder salir definitivamente de este túnel negro, se lucha por conseguir sobrevivir con esas enfermedades a cuestas, en un mundo con casi todos situados enfrente, en contra. Y esto es algo vergonzoso y cruel. 

Releo de cuando en cuando algo de lo escrito en aquel libro elaborado junto a mi mujer, Me llamo Marta y soy fibromiálgica y desgraciadamente veo que las cosas apenas han cambiado. Incluso en algunos aspectos vamos para atrás. 

Por eso precisamente dudo mucho de que en este año vayan a evolucionar las cosas positivamente. No hay el menor signo de que tal hecho pueda producirse. 

Los enfermos de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple continuarán también este año sobresaliente secándose las lágrimas contra las almohadas, quejándose en silencio, aguantando los dolores con la respiración y el desprecio de algunos seres cercanos con paciencia, la desesperación la superarán por el amor de los otros seres cercanos que sí han conseguido conducir acertadamente su amor, la rabia se les pasará con las mandíbulas apretadas, la ausencia de condiciones dignas con huelgas de hambre y con protestas inútiles ante la burla de médicos, funcionarios y políticos, diciendo adiós a seres queridos que no han llegado a entender la verdad. 

Seguirán todas y todos disimulando su intenso dolor, conviviendo con la negrura de la depresión, alimentándose con ilusiones desesperanzadas. 

Y seguirán sin tener a su alcance centros de atención médica multidisciplinar como es de rigor, ni tratamientos adecuados, porque ni siquiera contarán con médicos conocedores de su veneno, ni tendrán noticia de investigaciones en marcha que busquen con anhelo encontrar una salida a este horizonte fatídico. Y seguirán sufriendo la injusticia recalcitrante de la Seguridad Social, y del Ministerio de Servicios Sociales, y no podrán acudir a las ayudas por la Ley de Dependencia porque ni siquiera a ellos se les ve para ayudarles. Y si logran ayuda psicológica o psiquiátrica, será mínima y no les aportará nada. Y tendrán que seguir buscando por sendas alternativas donde luego verán resultados muy cortos, o no podrán acudir a tratamientos de esa índole por falta de dinero. Y algunos se verán engañados por cantos de sirena. 

Y luego, y luego, y luego nadie se acordará de que se fueron muriendo, enfermos y maltratados por todos. 

¿Es posible soñar que las cosas mejorarán?

Más Artículos...

  1. Real Decreto 1971/1999, de 23 de diciembre, de procedimiento para el reconocimiento, declaración y calificación del grado de discapacidad.
  2. Versión en español : La Guía del Paciente para el Síndrome de Fatiga Crónica & Fibromialgia(2)
  3. Versión en español : La Guía del Paciente para el Síndrome de Fatiga Crónica & Fibromialgia
  4. La valoración incapacitante de la fibromialgia y del síndrome de fatiga crónica en el ámbito administrativo y en el judicial
  5. Cómo hacer productos de limpieza sin productos químicos
  6. Lo que sucede cuando un médico se convierte en paciente
  7. Recomendaciones para personas con síndromes de sensibilización central
  8. El deterioro funcional en el síndrome de fatiga crónica, fibromialgia y sensibilidad química múltiple
  9. La humanidad antes de la Ciencia: Medicina Narrativa, la práctica clínica y la Educación Médica
  10. Afectados por fibromialgia, sensibilidad crónica y SQM denuncian la desigual atención en las CCAA
  11. La prevalencia de la fibromialgia en otras condiciones de dolor crónico
  12. 12 DE MAYO: Día Internacional de la Sensibilidad Química Múltiple, Síndrome de Fatiga Crónica, Fibromialgia y Electrosensibilidad (imagen para descargar)
  13. Electrosensibilidad y sensibilidad química, ¿las nuevas enfermedades?
  14. El día 12 de Mayo de 2012 tenemos una cita/ FM, EM/SFC, SQM, EHS... SALIMOS A LA CALLE
  15. El TSJM mantiene la limitación de las concentraciones en Sol
  16. Aumento explosivo de las enfermedades ambientales
  17. WILLIAM REA: "LAS ENFERMEDADES LAS CAUSAN O AGRAVAN LOS TÓXICOS"
  18. La infancia intoxicada y sus remedios
  19. Cifuentes permite reuniones con limitación horaria en Sol en aniversario 15M
  20. Expertos piden consenso político y científico sobre enfermedades ambientales

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto