Fibromialgia

El primer proyecto cinematográfico sobre la fibromialgia

“Sonata para violonchelo”, el primer proyecto cinematográfico sobre la fibromialgia

20. abril 2012 | Por Javier Grimal | Categoria: Cultura, Cultura y Ocio, Magazine
Share on twitterShare on facebookShare on emailShare on printMore Sharing Services

2012 04 20 Sonata Violonchelo2Dicen que en tiempos de crisis, los circuitos verticales de solidaridad son los primeros en caer, quedando en pie sólo algunos de los horizontales. En esta circunstancia podría encuadrarse “Sonata para violonchelo”, un admirable proyecto cinematográfico de KaBoGa Arts & Films dirigido por Anna Bofarull que trata de sensibilizar a la población sobre la fibromialgia.

El proyecto está basado en el sistema del micromecenazgo, por lo que desde hace casi un año, los promotores y promotoras del mismo aportan y recaudan fondos para poder construir en la gran pantalla la primera película de la historia del cine que trata sobre esta enfermedad, en gran parte desconocida para la Ciencia, pero que sólo en España ya afecta a más de un millón y medio de personas.

“Sonata para violonchelo” es la historia de una mujer, Julia, reconocida violonchelista que disfruta de su vida de triunfadora hasta que le diagnostican fibromialgia, un punto de inflexión que le obliga a replantearse muchas cosas en el terreno de lo afectivo y de lo profesional, aunque manteniendo siempre su música como horizonte al que seguir dirigiéndose.

De esta manera, “Sonata para violonchelo” parte de un contexto de ficción para difundir a través del cine la compleja realidad que rodea a la fibromialgia. Internet y las redes sociales se han convertido en las grandes aliadas del proyecto, tal como nos comenta su directora Anna Bofarull. “Hay gente en todo el mundo que están mostrando su interés en el proyecto, nos escriben, sobre todo vía Facebook, desde Chile, Argentina, México, etc. preguntando cuándo van a poder ver la película, que se trata de una necesidad absoluta”, afirma Anna.

Diversas personalidades ya han mostrado su interés por colaborar con “Sonata para violonchelo”, entre ellas, los músicos Lluís Claret y Anna Mora, el diseñador Lorenzo Caprile, el compositor Gerard Pastor, o los actores Carme Elías y Juan Luis Galiardo. También varias instituciones como el Ayuntamiento de Tarragona, la Asociación Catalana de Afectados de Fibromialgia (ACAF), el Parc Audiovisual de Catalunya, la empresa cervecera Damm o la Academia del Cinema Català, se han implicado en el proyecto.

Sin embargo, tal como nos dice Anna Bofarull, “Sonata para violonchelo es una película que quiere ser posible gracias a la ayuda y contribución de muchas personas, sobre todo de familiares y enfermos afectados por la fibromialgia, a través de una campaña de micromecenazgo que pueden descubrir en la websonataparaviolonchelo.com”.

En efecto, allí los y las internautas podrán colaborar con el proyecto aportando desde sólo 10 euros a una causa cultural y solidaria que trata de concienciar a personas e instituciones sobre la necesidad de investigar las causas y los tratamientos adecuados para esta dolencia, con el fin de garantizar a los pacientes que la sufren la mejor calidad de vida posible.

Un noble propósito que impulsa a todos los que quieren llevar al cine esta historia, a pesar de las dificultades.“En estos tiempos de crisis en todos los sectores –nos dice Anna Bofarull–, el cinematográfico se está viendo muy afectado; las ayudas públicas se están viendo recortadas (y probablemente incluso desaparezcan), y empresas y entidades no disponen de presupuesto extra para destinar a proyectos culturales, pero creemos que es posible hacer una película que cuenta ya con el interés de tanta gente”.

Por eso, Anna afirma con entusiasmo que “Sonata para violonchelo sigue adelante con fuerza, y es así como queremos seguir trabajando, sumando apoyos y organizando eventos diversos, para, poco a poco y gracias a las personas y entidades vinculadas al mundo del cine y de la fibromialgia, sumar el presupuesto necesario para poder hacer realidad la película”.

Cine y compromiso

No es la primera vez que Anna Bofarull aborda una problemática social en una de sus obras. De hecho, podríamos decir que a pesar de su juventud, Anna pertenece a esa casta de directores que siempre han pretendido que su obra se situara cerca de la realidad social, quizá con la esperanza de transformarla para humanizarla.

Así, en 2003 y con sólo 24 años, Anna Bofarull escribió y dirigió el corto “A les filferrades” (“A las alambradas”)una historia sobre los exiliados republicanos españoles. Un año después, hacía lo propio con “Pasajes”, mezcla de realidad y ficción sobre el último día de vida del filósofo alemán Walter Benjamín, que se suicidó en Portbou (Gerona) en septiembre de 1940 cuando huía de los nazis por su condición de judío y de marxista.

“Notas al peu” (“Notas al pie”), de 2009, fue su primer largometraje, una magistral recopilación de voces, miradas y gestos sobre la memoria histórica española del siglo XX.

También en 2009, Anna Bofarull dirigió “Hammada”, la historia de un niño saharaui que vive en el campamento de refugiados “Dajla”, en la provincia argelina de Tinduf.

 


Ads



¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto